Mejor hora para tomar café: ¿cuándo es recomendable?

El café es una de las bebidas más populares en todo el entorno. Muchas personas asocian la mañana y el despertarse con el café, y servirse una taza puede ser un gesto tan automático como poner el pie en el suelo cuando se levantan. Sin embargo, ¿es realmente recomendable tomar café justo después de levantarnos?

Índice
  1. El efecto del café en nuestro organismo
  2. ¿Cuándo es mejor tomar café?
  3. La importancia de no abusar del café
  4. Consultas habituales sobre el consumo de café

El efecto del café en nuestro organismo

Para entender cuál es la mejor hora para tomar café, es importante conocer cómo afecta esta bebida a nuestro organismo. La cafeína, principal componente del café, actúa como un estimulante del sistema nervioso central, lo que nos ayuda a mantenernos despiertos y alerta. Al consumir café, la cafeína se absorbe en el torrente sanguíneo y llega al cerebro, donde bloquea los receptores de adenosina, una sustancia que nos induce al sueño.

Es por esta razón que el café nos despierta, ya que inhibe los receptores de adenosina y nos mantiene alerta. Sin embargo, el momento en el que tomamos café puede influir en su efecto y en cómo nos sentimos a lo largo del día.

¿Cuándo es mejor tomar café?

Según algunos especialistas, el momento ideal para tomar café no es inmediatamente después de despertarnos. A primera hora de la mañana, nuestro cuerpo experimenta un pico de cortisol, una hormona que nos ayuda a sentirnos despiertos y alerta. Por lo tanto, tomar café en este momento no sería lo más beneficioso, ya que el efecto estimulante de la cafeína se vería contrarrestado por el pico de cortisol.

En cambio, esperar un poco y tomar café a media mañana, cuando el nivel de cortisol ha disminuido, podría tener un mayor efecto estimulante. De acuerdo con un estudio realizado por el neurocientífico Steven Miller, el momento ideal para tomar café sería entre las 9:30 y las 11:30 de la mañana, teniendo en cuenta los ritmos de cada persona.

La importancia de no abusar del café

Aunque el café puede ser una bebida estimulante y deliciosa, es importante no abusar de su consumo. La cafeína tiene un efecto estimulante en el sistema nervioso central, pero también puede tener efectos negativos si se consume en exceso. Un consumo excesivo de café puede causar nerviosismo, ansiedad, insomnio e incluso problemas digestivos.

Además, tener en cuenta que la cafeína puede tener un efecto prolongado en nuestro organismo. Según el doctor especialista en sueño Javier Albares, incluso después de 12 horas de haber tomado café, todavía tenemos un 25% de la cafeína activa en nuestro cerebro. Por lo tanto, es recomendable limitar el consumo de café a una o dos tazas por día y preferiblemente por la mañana, evitando su consumo por la tarde o noche si se tienen problemas de sueño.

Consultas habituales sobre el consumo de café

  • ¿El café descafeinado tiene el mismo efecto estimulante?
  • No, el café descafeinado tiene una cantidad mucho menor de cafeína y, por lo tanto, tiene un efecto estimulante mucho más suave.

  • ¿Es recomendable tomar café antes de hacer ejercicio?
  • Tomar café antes de hacer ejercicio puede tener un efecto estimulante y mejorar el rendimiento físico. Sin embargo, tener en cuenta las necesidades y tolerancia de cada persona.

  • ¿El café causa deshidratación?
  • Aunque el café tiene un efecto diurético leve, no causa deshidratación significativa. Sin embargo, es importante mantenerse hidratado y consumir suficiente agua durante el día.

  • ¿El café afecta la calidad del sueño?
  • El consumo excesivo de café, especialmente por la tarde o noche, puede interferir con la calidad del sueño y causar insomnio. Es recomendable limitar el consumo de café y evitarlo por la tarde si se tienen problemas de sueño.

La hora ideal para tomar café sería a media mañana, una vez que haya pasado el pico de cortisol y el efecto estimulante de la cafeína pueda ser más efectivo. Sin embargo, es importante no abusar del consumo de café y limitarlo a una o dos tazas por día. Cada persona es diferente, por lo que es importante escuchar a nuestro cuerpo y ajustar el consumo de café según nuestras necesidades y tolerancia.

Subir